sábado, 22 de diciembre de 2007

"Los impresentables", de Tomás Afán, premio Serantes

Los impresentables, un provocador texto del autor jienense Tomás Afán Muñoz se ha hecho con el premio único del concurso de textos teatrales Serantes que convoca Serantes Kultur Aretoa de Santurtzi. Junto a éste, se han otorgado dos accésits: uno a Jokin Oregi por su comedia dramático-hiperbólica en euskera Ni naiz Hector, ni bakarrik! y otro a Antonio Noceda Arias por La educada visita.

El Jurado de la VIIIª Edición del Premio de Teatro “Serantes”, reunido el martes 18 de diciembre diciembre, estuvo compuesto por Pedro Barea Monge, Carlos Gil Zamora, Enrique Gutiérrez Martínez y D. Borja Relaño Arana.

El premiado recibirá la cantidad de 2.800 euros, verá publicada su obra y ésta podrá llegar a ser coproducida por el Serantes Kultur Aretoa y estrenada en la próxima edición del Festival Internacional de Teatro de Santurtzi. En el caso de los accésits sus ganadores verán publicados sus textos.

Este escritor andaluz ya consiguió este galardón en la IIª Edición del Premio Teatro Serantes con su obra Historias cotidianas, que con el título de Historias terraterrestres fue coproducida por el Serantes Kultur Aretoa y la Tentación. Tomás Afán fue uno de los diez autores españoles seleccionados para participar este año en los segundos encuentros en Magalia de la Red de Teatros Alternativos.

Jokin Oregi Iñurrieta escritor y director teatral vasco también obtuvo un accésit en la Vª Edición del Premio Teatro Serantes, con la obra Ezin dut egia esan, que estrenó en el escenario del Serantes Kultur Aretoa en la XXVI Edición del Festival Internacional de Teatro (año 2005).

Las obras presentadas han sido 27, habiendo sido valoradas por el Jurado como textos con un alto valor literario, en términos de escritura dramática y, en general, todas ellas con grandes posibilidades de ser puestas en escena.

1 comentario:

Ynot dijo...

Por desgracia el pasado sábado tuve la mala suerte de ir a ver esta obra en el teatro Arlequín. Decir que era pésima es decir poco. Los actores hicieron lo que pudieron con un texto insulso e insípido que traía el público a remolque.

El leer que ha ganado un premio me avergüenza. ¿Por qué premiar lo mediocre?